ENTREGA GRATUITA PARA TODOS LOS PEDIDOS SUPERIORES A 39€

Nuestros granos de cacao

NUESTROS GRANOS DE CACAO

Descubrimos varias plantaciones únicas en las regiones de Matiguás y de La Dalia en Nicaragua.

Las plantas, mediante sus raíces, absorben del suelo los nutrientes que contiene, intensificando así el sabor de los granos de cacao.

Logramos descifrar en el cacao los sabores a avellanas, café, tabaco y frutos rojos. Nos encontramos así ante un nuevo genotipo del cacao Criollito, es decir, el nacido en plantaciones rodeadas de árboles centenarios de Trinitario y Criollo.

AL PIE DEL VOLCÁN: MATIGUÁS

In the heart of Nicaragua on the

En el corazón de Nicaragua, en las faldas del volcán Momotombo, se halla una de las plantaciones de cacao más peculiares del mundo. Su particular tierra, rica en minerales, permite que la plantación desarrolle aromas intensos y chispeantes.  De este cacao se obtiene un chocolate único. Un chocolate excelente, al nivel de la trufa Alba, el vino Amarone o el Supertuscany Sassicaia.

Con un sabor intenso, un aroma fuerte a cacao y con unas notas chispeantes,  aciduladas e intensas que recuerdan a los cítricos, sensaciones que se van descubriendo de forma suave, pero con sabor persistente.

Matiguás nos permitió crear un chocolate de meditación único. Frutos rojos, ciruelas, frutos del bosque, bayas y arándanos son los aromas que desprende este chocolate.

NICARAGUA: LA DALIA

Fue en marzo de 2019 cuando elegimos por primera vez una plantación de cacao única en su especie. Sucedía algo extraordinario: habíamos ido a visitar una pequeña plantación, sólo porque nos sentíamos intrigados por el paisaje que nos rodeaba. Los productores fueron muy hospitalarios, nos contaron su historia, la historia de una plantación en medio de la Selva Tropical, en cercanía a las plantaciones de café, donde la vainilla crece de forma natural.

Nos encontramos a nosotros mismos ayudando en la cosecha, siguiendo cada etapa del proceso, creando finalmente nuestra receta para realzar el sabor de este cacao con un carácter equilibrado. Así fue cómo La Dalia se convirtió en una parte de nuestro cacao de selección.

Sabor predominante a cacao, con toques a café y avellana. De sabor delicado y limpio, y una acidez muy ligera.

NUESTROS GRANOS DE CACAO

Descubrimos varias plantaciones únicas en las regiones de Matiguás y de La Dalia en Nicaragua.

Las plantas, mediante sus raíces, absorben del suelo los nutrientes que contiene, intensificando así el sabor de los granos de cacao.

Logramos descifrar en el cacao los sabores a avellanas, café, tabaco y frutos rojos. Nos encontramos así ante un nuevo genotipo del cacao Criollito, es decir, el nacido en plantaciones rodeadas de árboles centenarios de Trinitario y Criollo.

AL PIE DEL VOLCÁN: MATIGUÁS

In the heart of Nicaragua on the

En el corazón de Nicaragua, en las faldas del volcán Momotombo, se halla una de las plantaciones de cacao más peculiares del mundo. Su particular tierra, rica en minerales, permite que la plantación desarrolle aromas intensos y chispeantes.  De este cacao se obtiene un chocolate único. Un chocolate excelente, al nivel de la trufa Alba, el vino Amarone o el Supertuscany Sassicaia.

Con un sabor intenso, un aroma fuerte a cacao y con unas notas chispeantes,  aciduladas e intensas que recuerdan a los cítricos, sensaciones que se van descubriendo de forma suave, pero con sabor persistente.

Matiguás nos permitió crear un chocolate de meditación único. Frutos rojos, ciruelas, frutos del bosque, bayas y arándanos son los aromas que desprende este chocolate.

NICARAGUA: LA DALIA

Fue en marzo de 2019 cuando elegimos por primera vez una plantación de cacao única en su especie. Sucedía algo extraordinario: habíamos ido a visitar una pequeña plantación, sólo porque nos sentíamos intrigados por el paisaje que nos rodeaba. Los productores fueron muy hospitalarios, nos contaron su historia, la historia de una plantación en medio de la Selva Tropical, en cercanía a las plantaciones de café, donde la vainilla crece de forma natural.

Nos encontramos a nosotros mismos ayudando en la cosecha, siguiendo cada etapa del proceso, creando finalmente nuestra receta para realzar el sabor de este cacao con un carácter equilibrado. Así fue cómo La Dalia se convirtió en una parte de nuestro cacao de selección.

Sabor predominante a cacao, con toques a café y avellana. De sabor delicado y limpio, y una acidez muy ligera.